Texturas que emergen del magistral uso del tabique en Arquitectura

Museo Yves Saint Laurent Marrakech – Studio KO

Dedicado al trabajo del legendario diseñador de moda francés, el Museo Yves Saint Laurent Marrakech (mYSLm) abrió sus puertas en otoño de 2017 para albergar la impresionante colección de Yves Saint Laurent, que comprende 5.000 prendas de vestir, 15.000 accesorios de alta costura, así como decenas de miles de bocetos y objetos variados.

El edificio ha sido diseñado por el estudio de arquitectura francés Studio KO, fundado por los arquitectos Olivier Marty y Karl Fournier. Situado en la Rue Yves Saint Laurent, adyacente al famoso Jardín Majorelle, el nuevo edificio abarca más de 4.000 metros cuadrados y es más que un museo, pues cuenta con un espacio de exposición permanente de 400 metros cuadrados -que muestra el trabajo de Yves Saint Laurent dentro de una escenografía original diseñada por Christophe Martin-, un espacio de exposición temporal de 150 metros cuadrados, un auditorio con 130 asientos, una librería, una cafetería restaurante con terraza y una biblioteca de investigación que alberga 5.000 libros.

La colección de la biblioteca incluye libros sobre historia, geografía, literatura y poesía árabe y andaluza, así como numerosos volúmenes relacionados con la botánica, la cultura bereber, la obra de Yves Saint Laurent y el mundo de la moda.

Al investigar los archivos del diseñador, los arquitectos de Studio KO se intrigaron debido a la dualidad entre curvas y líneas rectas, y la sucesión de cortes sueltos y limpios. Desde el exterior, el edificio está compuesto de formas cúbicas adornadas con ladrillos que crean un patrón que se asemeja a hilos. El interior es marcadamente diferente, como el forro de una lujosa chaqueta de alta costura: luminosa, aterciopelada y lisa.

Construido en terracota, hormigón y un terrazo de color tierra con fragmentos de piedra marroquí, el edificio combina armoniosamente con su entorno. El terrazo utilizado para el piso y la fachada está hecho con una combinación de piedra local y mármol, mientras que los ladrillos de terracota que adornan la fachada están hechos de tierra marroquí y producidos por un proveedor local.

La Fundación Pierre Bergé, que ha trabajado durante más de una década para archivar el trabajo del difunto diseñador, ha implementado métodos excepcionalmente precisos para conservar los textiles. En colaboración con X-Art, especialistas en conservación preventiva, el museo de Marrakech presenta un sistema de aire acondicionado completo con control de temperatura y humedad para garantizar que cada artículo, ya sea un vestido de alta costura en el espacio de exhibición o un libro en los archivos del sótano, se conserven en perfecto estado.

La acústica de vanguardia del auditorio fue diseñada por los arquitectos en colaboración con el consultor del proyecto. Esto permite la programación de conciertos, proyecciones de películas y conferencias en un espacio separado e insonorizado. Después de un estudio exhaustivo, los ingenieros de iluminación I.C.O.N instalaron la iluminación de los espacios externos que rodean el museo, el interior y la iluminación atmosférica para el espacio de exhibición.

Foto: Dan Glasser

mas info https://www.studioko.fr/

Texturas que emergen del magistral uso del tabique en Arquitectura