Archivar, organizar y tener disponibles los planos ya sea para consultas en el despacho o en la obra es un proceso fundamental, para esto hay que tener varias consideraciones que facilitaran su almacenaje e identificación. Existen varios formatos recomendados para el plegado, entre los más recomendables por ser prácticos y de fácil manejo están A0, A1, A2, A4; la manera de realizarlos es la siguiente:

Debes cuidar que la zona de identificación del cuadro de rotulación permanezca visible, después realiza un Pliegue longitudinal a 210mm del borde izquierdo, sobre este pliegue se replegarán todos los demás de manera longitudinal.

A continuación, realiza un pliegue oblicuo hacia atrás, que va desde el punto del borde izquierdo situado a una distancia de 297 mm del borde inferior, hasta el punto del borde superior situado a una distancia de 105 mm del borde izquierdo. Lo que conseguimos con esta manera de plegar el plano es, que una vez realizado, se puede perforar y quedar fijo en la carpeta, por la parte inferior del margen de archivo, limitado por el pliegue transversal.

Una vez realizado ese proceso, ejecuta pliegues longitudinales en zig-zag, verificando que sean en número par, a partir del borde derecho que tiene una longitud de 210mm (longitud del margen de archivo). Culminado este proceso, aplica un pliegue longitudinal intermedio, realízalo con la mitad del ancho restante entre el primer y último pliegues longitudinales.

Por último realiza pliegues transversales en zig-zag a partir del borde inferior de longitud 297 mm.

Las imágenes que acompañan estas instrucciones te ayudaran a visualizar el proceso con mayor claridad, como en cualquier actividad, hace falta un poco de práctica para que salga a la perfección y sin complicaciones, así que tómatelo con calma y a practicar.

Esperamos que la información te sea de utilidad. Te invitamos a comentar, compartir y visitarnos pronto, tenemos contenido nuevo cada semana.

 

Autor: Adán Domínguez Quiterio.

BLOG |