El color en el espacio laboral

El color en la arquitectura  y decoración no solo transmite sensaciones, su actuación tiene un fin específico, puede servir para favorecer, destacar, disimular y aún ocultar, para crear sensaciones, significar temperatura, tamaño, profundidad y peso. El color es el medio que transforma, altera y lo embellece todo o por el contrario, cuando es mal utilizado, puede trastornarlo y anular la bella cualidad de los materiales más ricos.

En las actividades cotidianas del ser humano, el color influye en estímulos que éste provoca. ¿Por qué nos alegra, inquietan tranquiliza o deprime un determinado conjunto o combinación cromática?

El concepto del color ya no se considera como un simple valor estético o decorativo, sino como un medio para obtener los mejores resultados funcionales y de ambiente en un bien acordado ajuste con la luz, con los materiales y con las líneas.

Oficinas LEGO Dinamarca
Oficinas de LEGO Dinamarca

En fábricas y oficinas se ha comprobado que el ambiente del espacio de trabajo produce efectos en la eficiencia del operario, burócrata o técnico. Se debe proporcionar un ámbito que dé al trabajador una sensación de calma, que facilite su concentración en su tarea y estimule su eficiencia y rendimiento en la misma.

Te explicamos algunas condiciones óptimas que favorecen el espacio un ambiente laboral:

  • La calidad de la luz. 

Debe considerarse la luz natural o artificial, y la reflexión que ésta otorga a las superficies coloreadas, evitando así los efectos de deslumbramiento. Es recomendable el blanco en techos y plafones para máxima claridad, si los pisos y elementos de mobiliario son relativamente oscuros las partes superiores del ambiente deben tener una capacidad de reflexión del 50% al 60%.

  • La ausencia de color.

La ausencia de colores contrastantes fatiga la vista al poco tiempo y hay que neutralizar esta posibilidad de cansancio, considerando que no se produzcan contrastes duros en el campo visual del trabajador con lo que disminuyen sus posibilidades de visión.

  • La temperatura del ambiente.

Debe contrastarse para hacer más confortable psicológicamente el lugar de trabajo, por lo tanto, si la misma es elevada debe optarse por los colores fríos, (verde, azul y elegirse tonalidades cálidas (durazno, marfil, crema) si se trata de temperaturas bajas.

  • Las dimensiones del lugar.

Las dimensiones del espacio pueden aumentar o disminuirse visualmente con el empleo del color. Un color claro y único contribuirá a agrandarlas, mientras que en el caso opuesto, una altura excesiva se atenúa dividiendo los muros en sectores horizontales, pintando el superior con un color oscuro que continúe en el cielorraso.

  •  Verde y azul. 

Son colores muy empleados en ambientes industriales. Sugiere tranquilidad, serenidad, da descanso a los ojos de quienes trabajan en interiores. Un ambiente verde azulado, tiene buenas condiciones de reflactancia, pero aparece un tanto frío ante la luz artificial. Para aquellos sectores donde se realicen operaciones delicadas o de gran precisión es conveniente pintar el fondo de estos con un color contrastante al utilizado en forma general.

  •  Mobiliario y elementos de equipamiento.

 Al menos que ocupen grandes superficies, pueden seguir la tonalidad general. Los marcos de las ventanas y puertas si se los pinta con tonalidades más claras que la de las paredes disminuye el contraste que se establece con la luz que entra desde el exterior.

offices_53

Oficinas LEGO Dianamarca
Oficinas de LEGO Dianamarca