El pasado jueves se inauguró al tráfico el puente Beipanjiang en el sur China, sobre el valle al que le debe su nombre.
Tiene 1.341 metros de longitud y se eleva 565 metros sobre el cañón del río Nizhu, atravesando las montañas que conectan las provincias de Yunnan y Guizhou. Las autoridades locales esperan que logre reducir una hora y media de ese trayecto.

 

 

Con un costo superior a los mil millones de yuanes (USD 144 millones), la construcción del puente comenzó en 2013 y en ella se tuvo especial cuidado con los fuertes vientos de la zona, causados por el Valle de Beipanjiang.

beipanjiangdugejanuaryfinalorangeclose