Isaac Broid

2 diciembre, 2015 1:22 am

Soy Isaac Broid, estudíe arquitectura en la Iberoamericana, al terminar mi carrera solicité una beca para estudiar en Europa, y de esa manera aprender cosas nuevas, en cuanto a vivir y no tanto por parte de la escuela.

Realicé viajes para conocer las obras de Le Corbusier, de Alvar Aalto y también de James Stirling.

Actualmente tengo mi propio despacho, donde he decidido tener una practica que llamo compartida, en la cual para ciertos proyectos me asocio con oficinas de arquitectos jovenes, ya que respeto mucho su trabajo y me retroalimentan en su manera de hacer las cosas y de pensar, lo cual me hace mejor en la práctica de la Arquitectura.

El Centro de la Imagen fue marcar una posición en relación a como considero que debe ser la relación de la arquitectura contemporanea, con la arquitectura de otras épocas. Igual de importante fue un edificio que construí en la Calle Amsterdam, en donde tambien es un edificio contemporaneo, y fue importante a nivel personal, por la forma en la que se insertó en el contexto urbano.

También considero importante un edificio que realicé para la UNAM en Tequisquiapan, donde por primera vez me enfrento a un gran terreno, donde yo pude decir donde y como localizar el edificio, además de como cimentarlo en la tierra; todos esos proyectos han sido importantes incluso para los que estoy desarrollando ahora.

El proyecto de la Linea A del Metro la considero importante por muchas razones, en primer lugar por que pude trabajar con un grupo de arquitectos que me enseño muchísimo, y fue un proyecto de 5 años de esfuerzo, y muy desgastante por las maneras en las que los organismos del estado te obligan a trabajar.

Considero una lastima que tal proyecto no se le haya dado el cuidado y limpieza adecuadas, ya que a mas de 20 años de que se concluyeron, no se observa el mantenimiento en ellas, cuando debieran lucir relucientes.

Estudiar arquitectura fue un regalo que yo me di a mi mismo y que voy a estar siempre agradecido de haberlo hecho.