Este sistema de construcción y fabricación, fue patentado como Block-T, los creadores y fabricantes de dicho bloque son Gustavo Sorich y César Gigena.

ladrillos-1

La formación de estos ladrillos es mediante la compresión de la ceniza volcánica creando una estructura compacta y dando la forma deseada para generar una pieza prefabricada y fácil de armar solo con la ayuda de un mortero para unir las piezas.

//

Los bloques miden 30 cm de largo, 20 cm de ancho y 15 cm de alto. Durante la investigación, se fabricó un total de 64 muestras, con ceniza, perlita y otras con cemento y cal que se enviaron al Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) de Buenos Aires, los cuales tuvieron un resultado positivo a los ensayos de resistencia.

LadrillodeCeniza

 

Block-T1-332x205

Los bloques están hechos con un sistema de encastre vertical y horizontal, que permite su fácil unión, con espacios para cañerías y cables de luz. Fueron pensados, además, como refugio frente a los intensos vientos para quienes habiten una vivienda construida con ellos, mediante la incorporación de materiales aislantes y un sistema de aislamiento térmico.

 

 

“Estos bloques están pensados para personas en situación de emergencia habitacional, es decir, personas que podrían perder su casa, nosotros solamente llevamos los bloques, dejándolos a su disposición”, explica una de las investigadoras del proyecto.

 

ladrillos-3

Ceniza volcánica como reemplazo de cemento.

La ceniza volcánica fue traída de la localidad rionegrina de Ingeniero Jacobacci en Argentina, esta ceniza súper fina de, aproximadamente 10 micrones, es la que más se asemeja al cemento en cuanto al tamaño de partículas. Esa ceniza, combinada con agua, cemento, arena y cal, serviría para crear mezclas de unión de ladrillos o preparaciones de concreto.

“Lo usamos como reemplazo parcial de cemento ya que éste, cuando se le agrega agua, reacciona químicamente y la ceniza volcánica muestra que tiene posibilidades de participar en la mayoría de esas reacciones químicas. Esta ceniza podría usarse, por ejemplo, en la construcción de viviendas”, dice el doctor en química Julio Goldenberg.