Las esperanzas y deseos: “En un mes encuentro el trabajo ideal, con sueldo decente, gran ambiente y después de pagar algunas deudas  ¡por fin! Me mudo a mi propio departamento”.  Versus los miedo y la desesperanza: “El sueldo es un chiste, solo encuentro cosas temporales, voy a vivir con mis padres para siempre y moriré vegetando en el sillón”. Del choque de estas posibilidades, mezclando un poco el azar y otro tanto los contactos, da como resultado el incierto futuro al que muchos egresados se enfrentan, para la mayoría no es cosa fácil, así que antes de entrar en el abismo de la inactividad, te proponemos algunas maneras de sacarle provecho a esta etapa.

 Sigue estudiando, realiza una maestría o un posgrado

Si, lo sabemos, en tu cabeza puede retumbar el “No, ya basta, ya termine” pero no está mal considerarlo, estamos en la era de la especialización y pulir o incrementar las habilidades adquiridas en la carrera,  es una excelente forma de aprovechar el tiempo post universitario. Solo analiza que opción te ayuda a profundizar en tu área o la complementa.

Aprovecha para viajar

Si tienes la oportunidad y la posibilidad, ¡Aprovéchalo!, el tiempo libre y el pretexto de un merecido descanso después de años con la cabeza metida en los libros, son el panorama perfecto para tomar las maletas y acumular millas de viajero, además de darte una perspectiva a distancia y  observar cómo funciona la vida en otras latitudes.

Trabaja o estudia en el extranjero  

Esto no solo te llena de anécdotas interesantes, también hace lucir bien tu currículum, las empresas lo valoran en sus prospectos, no solo por la experiencia que otorga trabajar o estudiar en otro país y posiblemente en otro idioma, también por la capacidad que se necesita para valerse por sí mismo lejos de casa.

Busca empleo                 

Puede ser la opción más obvia o también la menos emocionante pero, tener una visión real de cuanta oferta de trabajo tienes, qué tan calificado estás, o qué tan competentes son los sueldos que ofrecen, sin duda ayuda a poner los pies en la tierra. Aprender a dar una buena entrevista de trabajo también es clave, pues hay que conocer muy bien las fortalezas que tienes para poder vender tus habilidades. Aprovecha para hacer esa maestría, curso, viaje.

Esperamos que la información te sea de utilidad.

Te invitamos a  comentar, compartir y visitarnos pronto. Tenemos contenido nuevo cada semana.

 

Autor: Adán Domínguez Quiterio.

BLOG |