Tener un buen proyecto arquitectónico no basta para lograr convencer a un cliente de que invertir en tu idea es la mejor opción, en realidad es necesario contar también con la capacidad de transmitir claramente tus propuestas, entre otras cosas que aquí te comentaremos, para que logres exponer tu proyecto arquitectónico exitosamente y convencer con tus propuestas.

Presentación

Material gráfico

En este punto hablaremos primero de la presentación o material de apoyo con el que contarás para la exposición de tu proyecto, la cual debe ser breve, claro y conciso. Para explayarse con detalles, contaremos con los documentos de texto. En general tu presentación debe contar con:

  • Textos cortos y legibles
  • Preferentemente gráficos o tablas
  • Sintetizar el número de diapositivas
  • No animaciones en textos o imágenes
  • Colores sólidos más que degradados

Este material te debe servir para respaldar tus argumentos e ideas con estadísticas, estudios o cualquier fuente de información comprobable, enfatizando el valor añadido que estas ofreciendo, lo cual te hace mejor que otros. Aclara puntualmente lo que esperas del inversionista y lo que ofreces. Además explica el árbol de decisiones que llevaron a la solución propuesta.

Presentación oral

El material gráfico te servirá como apoyo, pero en caso de un imprevisto tienes que estar preparado para no depender de ello. Procura tener listo tu diálogo con los puntos más relevantes que debes tocar.

No olvides también hacer cambios de tono y ritmo, así como algunas pausas y espacios de silencio intermedios. También cuida el lenguaje corporal, nuestro cuerpo habla y podrías estar diciendo algo con palabras mientras que tu cuerpo manifiesta lo contrario por medio de expresiones y movimientos que denotan falta de seguridad.

Y por último, defiende tu proyecto, ya que nadie mejor que tú lo conoce, pero también se flexible y mantente abierto a las opiniones que probablemente surjan, la extrema rigidez denota también inseguridad.

Autor:  Dahyna C. García Viloria

BLOG |