Inmersa en un diseño minimalista, Darlinghurst Terrace, una antigua terraza de tres pisos de 274 metros cuadrados en Darlinghurst, Australia fue modificada con un estilo mucho más abierto al aire libre. La casa necesitaba una solución para mejorar su flujo espacial y aprovechar la luz natural, que se logró abriendo la planta baja, empujando la pared externa hacia el límite y convirtiendo lo que era un pasaje lateral oscuro y sin usar, en el área del comedor con una ventana de 4 metros de largo. La intención era crear espacios dinámicos que pudieran funcionar como lugares de reunión y entretenimiento.

Deja un comentario

Facebook
YouTube
Instagram