Descripcion video 1:adskmakñsldmasd

asdasdasdasd

 

Todo arquitecto o casi la mayoría sueña con publicar su trabajo en libros y revistas de arquitectura ya sea como testimonio, marketing o simple vanidad.

Sí preguntamos a 100 arquitectos cuál sería uno de sus mayores sueños, te aseguro que 90 de ellos incluyen la posibilidad de publicar sus obras y proyectos en revistas de arquitectura incluso la posibilidad de publicar un libro con su obra.

Para muchos arquitectos la publicación de la obra en una revista es equivalente a crear un testimonio, esto es, patentizar y mostrar el resultado de un trabajo comprometido y lleno de experiencias llevado a cabo durante años de dedicación, es una forma de trascender más allá de la obra construida.

Para otro grupo, la publicación de los trabajos es una forma de prueba social que otorga nivel y jerarquía a su trabajo e indica que sus diseños son merecedores de una aprobación comunitaria y por ende totalmente adecuados para sus clientes.  En otras palabras, le otorga un valor mercadológico y de imagen. Este grupo de personas tiene claro que una obra arquitectónica en esencia es inamovible, sin embargo cuando es publicada en libros, revistas o periódicos puede recorrer todo el mundo y darse a conocer en diversos mercados  ampliando las posibilidades y oportunidades comerciales que ello ofrece.  En otras palabras, crea la oportunidad de que el arquitecto vaya al cliente en lugar de esperar a que este acuda a él,  lo cual resulta más efectivo en el proceso de comercialización

Algunas revistas forman su contenido basado en un consejo editorial plural, tus  consejeros suelen rotar en periodos definidos.   Otras revistas se basan en las decisiones unipersonales de un dueño o grupo de socios que las dirigen, en este caso muchas veces se cae en la desafortunada acción de publicar sus propias obras o las de sus allegados o bien de arquitectos que conservan la línea de trabajo que prefieren o con las cuales se identifican esas personas, por lo que muchas veces pierden objetividad e incluso pluralidad.

Hay otro modelo de revistas que pertenecen a grupos editoriales o empresas de comunicación más grandes los cuales regularmente basan sus decisiones en principios comerciales.

Es sabido que los medios impresos logran sobrevivir gracias a la venta de publicidad,  y para atraer a las empresas del medio de la construcción y que se interesen en adquirir estos espacios publicitarios deben tener la seguridad de que sus revistas tendrán una amplia difusión;  es por ello que los medios impresos buscan publicar las obras arquitectónicas más llamativas e interesantes para provocar que un amplio público las adquiera,  esto nos lleva a confirmar que no siempre se publican las mejores obras sino las más llamativas o mejor fotografiadas.

El proceso de publicación de una obra conserva rasgos comunes entre todas las editoriales sin embargo cada una de ellas tiene su metodología específica.  No existe una técnica única para ser publicado en revistas y el negocio editorial puede espantar a muchos arquitectos especialmente por la secrecía con la que se maneja sin embargo no es una actividad imposible de lograr,  Si ponemos atención, una vez que encuentras y entiendes lo que más importa al editor responsable con quién necesitas hacer contacto y tomas en cuenta ciertas reglas básicas, e aseguro que surgirán las oportunidades y es muy probable que logres publicar tus obras sin mayor dificultad.

A continuación te daré algunas claves que debes tener en cuenta para lograr este objetivo

1. Comunicación con editores

Lo primero que te recomiendo es hacer una investigación y selección de las posibles revistas que puedan publicar tu obra, No necesitas comprar todas las revistas que hay en el mercado, gastarías una fortuna… Sin embargo puedes acercarte a cualquier librería de las que aún existen, y en el área de revistas normalmente hay una sección dedicada exclusivamente a arquitectura e interiorismo.  Puedes adquirir algunas de esas revistas o simplemente usar tu teléfono y sacar una foto a la portada y a la página de créditos que normalmente se encuentra pegada al índice.  En esta página vas a encontrar información muy valiosa… en ella están los nombres de todas las personas involucradas en la producción de ese medio de comunicación.  Normalmente hasta arriba figura el nombre de el/los dueños, este dato lo puedes evitar dado que no son las personas adecuadas a las cuales tienes que contactar, después sigue un listado de todos los colaboradores.  Regularmente el editor en jefe o los editores de cada sección vienen inmediatamente después de los directores y son fácilmente identificables;  a veces vienen sus datos de contacto, correo electronico y telefono, pero muchas veces no y debes darte a la tarea de encontrar esa información.  Seguramente te la darán si haces contacto vía telefónica o email a la oficina central de la editorial cuyos datos normalmente aparecen en esa página.  Muchas veces también enlistan las personas que ocupan ciertos cargos en el consejo editorial o administrativo al que puedas conocer o eventualmente contactar y poniendo en práctica un buen proceso de networking, seguramente podrán facilitar y acelerar mucho el acceso de tus obras.

Debes saber que muchas veces no es el editor la única persona que decide las obras o el contenido sino que depende de las decisiones del Consejo Editorial, de otros editores, incluso de otros personajes allegados a la revista, pero el hecho de que puedas enviar la información directamente a la persona adecuada, ya te inserta en el escenario adecuado ya diste el primer paso

Cuando envíes el material para hacer revisado y evaluado por el área editorial, ten la precaución de no enviar archivos descargables, dropbox, wetransfer, ligas, etc., es mucho mejor que envíes las fotos en el cuerpo del correo electrónico aunque sean pequeñas y de baja resolución, regularmente los editores no quieren, ni tienen tiempo de estar bajando un material que no conocen o no han visto. También es muy útil crear un Newsletter con una periodicidad mensual o trimestral donde publiques tus obras, proyectos, incluso noticias en relación a tu despacho. No dejes de estar en contacto continuo con las personas que toman decisiones, se una figura viva y no un simple recuerdo.

2. Presencia digital

Si bien la publicación en medios impresos puede ser muy prestigiosa e importante para ti, la realidad es que inicialmente debes hacerte presente y difundir tu trabajo mediante los medios digitales. Crea y emplea adecuadamente tu propia página web y al mismo tiempo o inmediatamente después ten presencia profesional en las diferentes redes sociales recordando que cada una de ellas tiene tu propio lenguaje y formato.
El manejar una adecuada presencia digital facilitará tu acceso al mundo editorial dado que lo primero que hacen los editores al recibir el material de un despacho que no conocen es buscar su trayectoria en la web y redes sociales. Si ya se, no es lo correcto dado que una obra es valiosa en sí misma y no depende de una trayectoria o comunicación digital, pero la realidad de las cosas es esa, y te recomiendo que en las redes sociales evites publicar comunicación personal cuestionable o de poco valor profesional.

Construye una comunidad interesada en lo que haces y en lo que tienes que decir; crea contenido de valor, dado que cuando tienes una audiencia interesada en lo que dices probablemente será más interesante para los escritores y editores el buscarte y contactarte. Otra recomendación importante es que en tu página web sea muy fácil encontrar tu correo electrónico y tu teléfono de contacto, no cometas el error de poner un formulario de contacto para que después tú te pongas en contacto, en ese preciso instante pierdes la oportunidad de conectar con el editor dado que no va a escribirte esperando a que tú respondas.

3. Fotografía adecuada

Una inversión que debes hacer y te recomiendo no escatimar presupuesto es la fotografía y las imágenes de tu obra terminada.  El tema es muy importante dado que es lo primero que ven y analizan las personas que toman decisiones y posteriormente hacen un análisis del proyecto.

La fotografía de arquitectura es una profesión y habilidad es que se desarrolla a lo largo de mucha experiencia y conocimientos técnicos específicos, revisa que las tomas sean muy profesionales, cuidando todos los detallesy poniendo en practica los conocimientos que dominan los profesionales de esta disciplina: enfoque, exposición, composición, luces y sombras, claroscuros, texturas, horarios, entornos, contextos, etc

Un buen fotógrafo recorre la obra contigo pero la ve de manera diferente y puede rescatar ángulos, tomás y detalles que quizás tú no has percibido pero los ojos de ese especialista los descubre.  Es muy común ver que las fotografías muestran una obra con mucho más valor del que realmente tiene.

Olvida pedirle el favor a amigos o familiares que tienen cámaras semiprofesionales y quieren experimentar o hacer ejercicios, tampoco acudas a fotógrafos genéricos de moda, bodas o retratos y otras disciplinas.  Necesitas trabajar con un fotógrafo especializado,  que te haga un excelente reportaje fotográfico y que las imágenes que logre sean un verdadero activo para tu despacho y consigas los resultados deseados así como la difusión que tu proyecto requiere.  Te repito, no escatimes en ese punto pues es la llave de acceso a la difusión de tu obra y de tu nombre.

Los editores buscan soluciones innovadoras e interesantes sólo necesitan algunas fotos atractivas para que se fijen en tu proyecto.

Procura que un número importante de fotografías incluso las mejores tomas y ángulos tengan un formato vertical para la posibilidad de ser seleccionadas como portada, las cuales son mayoritariamente verticales

El manejar una adecuada presencia digital facilitará tu acceso al mundo editorial dado que lo primero que hacen los editores al recibir el material de un despacho que no conocen es buscar su trayectoria en la web y redes sociales. Si ya se, no es lo correcto dado que una obra es valiosa en sí misma y no depende de una trayectoria o comunicación digital, pero la realidad de las cosas es esa, y te recomiendo que en las redes sociales evites publicar comunicación personal cuestionable o de poco valor profesional.

Construye una comunidad interesada en lo que haces y en lo que tienes que decir; crea contenido de valor, dado que cuando tienes una audiencia interesada en lo que dices probablemente será más interesante para los escritores y editores el buscarte y contactarte. Otra recomendación importante es que en tu página web sea muy fácil encontrar tu correo electrónico y tu teléfono de contacto, no cometas el error de poner un formulario de contacto para que después tú te pongas en contacto, en ese preciso instante pierdes la oportunidad de conectar con el editor dado que no va a escribirte esperando a que tú respondas.

4. Material organizado

Aunque la etapa de creación y concreción de ideas para un proyecto sea un juego desarticulado de ideas hasta que la obra va tomando forma, sin embargo todo el material que documenta el proyecto debe estar perfectamente organizado. Te sugiero lo hagas en 3 bloques:

El primer bloque agrupa solo las fotografías, las cuales debes tener en formato de alta y baja calidad o peso, así puedes usar las de alta calidad y mayor peso para las ediciones impresas y el de baja para los espacios digitales. Cuida el título de cada fotografía para que sean consecutivas e identifiquen claramente el proyecto, ya que si una revista te pide dos proyectos, se pueda identificar claramente a cuál pertenece cada uno.

Agrupa las fotos para facilitar el trabajo de diseño editorial, se pueden agrupar por áreas o espacios, por interior y exterior, por horarios de toma fotográfica, por colores dominantes en las fotos o por elementos arquitectónicos destacables. Es una buena práctica el seguir un orden parecido a la visita de la obra y no brincar de un exterior a un detalle interior para luego mostrar otro exterior y luego un detalle arquitectónico.

El segundo bloque lo compone la información gráfica más técnica y explicativa, aquí guardas los planos, fachadas, cortes, es muy bueno incluir axonométricos, renders, fotos de maquetas volumétricas o finales y todo el material posible. Si acostumbras hacer planos coloreados hazlo saber, pero no los envíes a menos que el editor los pida. No olvides los bocetos del proceso de trabajo a mano alzada, los cuales son muy bienvenidos por los editores y diseñadores gráficos dado que destacan la personalidad del arquitecto que hay detrás de cada obra.

El tercer bloque lo compone la narrativa literaria, este se compone por dos bloques, el primero es la “ficha técnica” la cual normalmente es solicitada bajo un formato y orden específico por cada editor. No olvides incluir toda la información posible, no te preocupes si es mucha, el editor te pedirá permiso para recortarla.

Ten en consideración dos elementos muy importantes: escribe de manera correcta y específica el título de la obra, así mismo el crédito de autoría de la obra y cómo deseas que quede publicado, define si va a ser tu nombre como arquitecto, o el de tu despacho, o el de los socios… y en el orden que acuerdes con ellos. Ten mucho cuidado con este punto, conozco historias de desencuentros terribles de amigos de mucho tiempo, por el simple hecho de anotar mal el nombre o el orden en los créditos.

En cuanto a la narrativa de la obra es una buena práctica que tengas tres entregas con el mismo contenido pero diferente volumen, para que puedas usar en diversas publicaciones. Uno muy sintético de 4 a 10 líneas, otro de mediano tamaño que será el que te pidan la mayoría de las editoriales, y finalmente otro de gran tamaño y con más reflexiones e ideas adyacentes que puedas usar en eventuales publicaciones de mayor volumen.

Si no eres especialista en el lenguaje literario, nuevamente la recomendación es que contrates a un profesional. Si tu lo vas a hacer muéstrate como eres realmente, trata de usar un lenguaje común y entendible que no sea coloquial e insulso pero que tampoco roce en lo rimbombante e inentendible. Un error común en muchos arquitectos y despachos es querer usar un lenguaje altamente sofisticado en la creencia que eso les va a dar mayor nivel intelectual, en realidad lo único que consiguen es el distanciamiento con el lector.

Además de la descripción de la obra, incluye notas personales como la relación con los clientes, qué te inspiró, punto de partida, cómo era la idea inicial y final, la utilización de tecnologías innovadoras o materiales de construcción especiales integración al contexto. También resultan muy interesantes las vivencias y experiencias insólitas o fuera de lo común, si hubieron descubrimientos o momentos inusuales o aprendizajes especiales durante la realización de la obra.. Cuenta una buena historia, eso hará que los editores y el público te conozcan más profundamente, te amen y quieran saber más.

Espero que este artículo te haya gustado, te sirva y sea de utilidad para que pronto podamos ver tus obras publicadas en los grandes medios de comunicación especializados.

Si tienes cualquier duda, así como otras recomendaciones para la comunidad dímelo aquí en tus comentarios.

4 claves para publicar en revistas de arquitectura

| Arqtual |
About The Author
-