La Ciudad del Bosque de Liuzhou planea convertirse en una ciudad verde en 2020, con 40 mil árboles y un millón de plantas de cien especies diferentes que cubrirán cada edificio, estará equipada con todo lo que una ciudad inteligente necesita. Su diseño es obra del equipo Stefano BoeriArchitetti, que desarrolla proyectos ecológicos en todo el mundo.

Screen-Shot-2016-09-26-at-10.47.40-AM

Estará construido en el área montañosa del sur de China en Guangxi, toda la vegetación que albergará absorberá casi diez mil toneladas de dióxido de carbono y cincuenta y siete toneladas de contaminantes, produciendo unas novecientas toneladas de oxígeno al año.

Forest City ayudará también a disminuir el promedio de temperatura del aire, mejorando la calidad del aire local, creando barreras al ruido, generando hábitats y enriqueciendo la biodiversidad de la región.
170629094854-china-forest-city-5-super-169
La nueva ciudad contará con todas las comodidades, como un tren rápido, zonas comerciales, áreas residenciales, espacios recreacionales, un hospital y dos escuelas. Será autosuficiente, con aire acondicionado geotérmico y paneles solares en los tejados.

El concepto de mezclar los ambientes verdes y urbanos ha atraído mucho interés en los últimos años. El equipo de Boeritambién estuvo a cargo del “bosque vertical” de Nanjing.

170629094942-china-forest-city-6-super-169

Boeri  ha presentado un prototipo para una ciudad forestal de mayor escala en Shijiazhuang, una de las ciudades más contaminadas de China, preocupados por el grave problema de contaminación del aire que persiste en muchas ciudades del mundo, en especial en China, donde ya han existido alertas rojas emitidas por las autoridades y donde cada año mueren miles de personas ante este problema.